Ella es como Es

     Todos tenemos algo que se llama mente, ¿En qué consiste? La verdad, nadie la ha visto, ningún experto sabe donde está ubicada exactamente y es evidente que tampoco yo lo sé. Sin embargo, todos la conocemos, sabemos que ahí está, la escuchamos hablar sin parar, diciéndonos miles de cosas por segundo.
    

 Esta mente, se va, se va, se va, vuela sin freno,  llevándonos a mundos insospechados, para nosotros mismos:  “Si hubiera hecho esto en vez de eso no estaría en esta situación odiosa”,  “¡Estás muy gorda,  muy flaca, ya te salió una arruga, una cana, una mancha en la mano, tienes papada!”,   “Estás envejeciendo”,  “Lo odio, me hizo esto, lo otro, aquello…”

 “Ora verá, voy a vengarme”,  “Ese que te gusta es casado; es más,  tú eres casada!…” y así, bla, bla, bla… y bla, bla, bla…

     Santa Teresa le llamaba La loca de la casa, porque habla, habla y habla sin parar, nunca se cansa y nunca se detiene, otros la llaman el  inconsciente.  Pensando en todo ésto, me doy cuenta de una pequeña inconveniencia, que a todos nos aqueja, -por decirlo de alguna manera-  y es que nos dejamos guiar por sus fantasías -pero no hablo de aquellas creativas, de los científicos, de los artistas, músicos  y poetas-,  si no de esas que nos son perjudiciales, las que nos hacen construir castillos en el aire, las que nos hacen ver lo hermoso del enamoramiento y olvidarnos de la verdad del amor. Aquella que nos crea sufrimientos extras en la vida, y que nos hace enredarnos más y más en situaciones decadentes, abigarradas y vanas, es decir de a gratis. Así somos los humanos, quizá.

     Esa mente, nos hace creerle a lo que ella inventa,  para ser ciegos a lo que tenemos en la palma de la mano. Esa mente siniestra es la que, supongo, es necesario conocer, para ser capaces de atinar a lo que  se nos presenta como cierto.

     Quizá en vez de pelear porque yo soy negra  o roja y tu eres amarillo o no creyente en lo mismo que yo, ver como ambos somos, quizá en vez de ver esta como mi casa, mi ciudad, mi país; ver a este, como mi planeta;  quizá en vez de ver a un ser como inferior a mí, verlo como es, que respira, siente, teme y desea su existencia como yo deseo la mía y, que ese ser tiene sus defectos y debilidades como yo los míos…

     Así, ver el hilo invisible que nos une, es lo que quizá,  mantenga  un poco lejos a la loca de la casa.

Mi bella flor, que atenta y en silencio observa su reflejo...

     Este hilo tan delicado, dijo  mi Sensei:  es la Meditación

Anuncios

3 comentarios en “La loca

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s