Y en el silencio, tan solo fui... "Foto cortesía del Diario de la Mariposa"

Cercanos los días a que se cumplieran las profecías del fin de los tiempos, unas voces resonaban incesantes en mi cabeza. las voces resonaban, resonaban, resonaban…

– ¿Quién eres tú?

Decían las malditas,  pero yo… ¡No sabía que responderles!

Harta de escucharlas yo cerraba mis oídos, me daba vuelta de un lado a otro ignorándolas, me deprimía, hablaba conmigo misma de otros temas, veía películas, me daba vuelta de un lado para el  otro ignorándolas, comía, trabajaba o dormía en exceso para no saber más de ellas, y sin embargo,  se repetían una y otra vez para mis adentros, y con tal de no soportarlas más, me fui por el mundo en busca de respuestas.

Entonces, visite los antiquísimos anales de la historia en la vieja Asiria, pregunté a los que decían conocerme, me bañé en el Mar Negro, leí la Estela de Gilgamesh, busqué en los espejos del tiempo, en el Tarot, en la Astrología… Y en la magia, consulté los salmos secretos y estudié a Iroe el mago y sus extraños textos (È∞¥ΨφΩ°ΞΔΦ…)

Fui de templo en templo, de dios en dios, de sabio en sabio y no daba con encotrar las respuestas.

A punto de desfallecer, después de tales travesías de mi mente, llegué a mis aposentos y me recosté con premura tratando de olvidarme de todo y por un momento, mi mente se acalló…

Sólo entonces fui.

©

Anuncios

2 comentarios en “Voces

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s