Mariposas creadas en la pared de mi campo de concentración: Mi mente paranormal. Foto tomada del muro del "Diario de la Mariposa"

-¿Qué es lo paranormal? – pregunta Peggi ante ciertas letras reveladoras, de verdades
reveladas, tan solo para algunos…

-Pues, pueden ser mil cosas- respondí

-Puede ser que veas objetos que se mueven sin razón, oír ruidos donde tan sólo estás tú, quizás, sin ningún testigo que pueda dar fe de lo que
oíste…, puede ser que escuches a la muerte cuestionarte (a través de una señora gorda y desconocida): ¿¡Qué harás con tus mariposas
cuando ellas mueran!?…

También puedes ver sombras oscuras pasarte frente a los ojos como ráfagas de viento negro, o ver moscardones negros, venidos de cadáveres invisibles, volando como si nada, en el estudio de tu casa sin motivo aparente… y pues cosas como esas, ya sabes ¿Qué más podría ser?

– Sí, sí, sí, pero… ¿y eso qué?, ¿Qué es? ¡Me dejaste igual, sino es que  peor! –respondió Peggi un poco sorprendida por
aquella verborrea sin sentido.

-¿Cómo es posible hablar con un espíritu? –En el caso, de que tal cosa fuera posible-  *¿Cómo se puede ver o creer qué, en los
dibujos de pequeñas mariposas, hechas por niños, en una pared, de un campo de
concentración nazi, exista la certeza de un renacimiento…? *
-continuó Peggi con los cuestionamientos-.

Entonces,  me fui muy inquieta a casa, pensando en todo aquello que me había sido preguntado,
y en todo aquello que yo había respondido.

Entendí luego, que ¡Peggi tenía razón!

¿Por qué ha de creer?

y…

¿Si todo es producto de la imaginación, o del mundo natural? ¿Por qué no han de ser tan sólo hechos fortuitos, entre millones de casualidades o ideas guiadas, a veces
por el libre albedrío, a veces por las propias casualidades de un destino implacable y, que se suceden, unos tras otros, en la existencia a cada segundo?

Reflexione, pensé, no atinaba a dar en el clavo, y de pronto me dije: Bueno, un hecho paranormal en sí mismo, es ver, sentir, creer, saber y
afirmar sin prueba alguna, más que la de la propia experiencia, que lo paranormal es, lo que nadie cree que pueda ser…

 Eso sí, se dice que lo paranormal es un fenómeno biológico, físico o psíquico que no ha podido, (a la fecha) ser descrito  por las ciencias Sin embargo, y objetivamente hablando, cuántos fenómenos de éste tipo nos rodean y nosotros por desconocimiento de los mismos y en su defecto por carecer de las pruebas otorgadas por los científicos ¡los negamos!

Luego, pensé en la vida y en la muerte. Recordé a mi mariposa que partió de éste mundo a algo que yo desconozco y que los humanos llaman muerte. Ella, la que yo vi que abandonó un hermoso cuerpo gris, no era ese cuerpo, entonces ¿Qué era ella? Lo que yo vi salir, de ese castillo de plata, en ese ínfimo instante, que la aparto de la vida, nunca tuvo forma real, pero evidentemente lo que ella era, se fue… y yo vi, ¡el momento exacto en que se fue “eso”que nunca vi!

¿Acaso sólo la experiencia de espíritus, fantasmas o entes, que sólo algunos ven será lo paranormal, o sólo la llamada telekinesia y cosas de esas?

Así, tras estos extraños y cantinflescos pensamientos, me di cuenta, de que lo paranormal “ES”, y es tan “ES” como la vida y como la muerte, que no tienen una explicación tangible de esa rara y desconocida esencia, que nos hace movernos, pensar, sentir, actuar, y accionar  todos esos acumulados que nos conforman, y sin embargo este hecho PARANORMAL, para nosotros ¡ES NORMAL!

-Nadie, nadie, pero nadie, ha demostrado-  “Este órgano es la vida, o éste aliento o éste “algo” que atrapé aquí, en el momento de una muerte, es la muerte…” (Se describen los procesos, pero no se sabe qué proporciona esa ínfula de vida o la falta de la misma, o sea la muerte) Lo mismo sucede con el pensamiento y sus procesos, ¿Qué es el pensamiento, dónde se ubica, cómo es, qué lo conforma en sí?

Luego, si estos hechos -la vida, la muerte y el pensamiento- son posibles  (¿Quién en su sano juicio los negaría?)  Entonces ¡Todo es posible!

Tan posible como vivir, tan
posible como morir y tan posible como lo ¡PARANORMAL! que ahí está para quien lo quiera ver…

©

*Referencia a un comentario –realizado por Peggi, mi amiga- al libro: “La rueda de la vida” escrito por la
Dra. Elizabeth KüBLER ROSS*

Anuncios

3 comentarios en “Paranormal y Peggi

  1. Pues yo creo que he visto cosas que también en un momento he dudado por mi falta de cordura y como muchos o pocos no lo sé, también he oído que me llaman o he tenido sueños donde se me avisa alguna cuestión. La vida tiene muchas sorpresas y acontecimientos que no podemos entender o dar certeza de ellos pero resulta extraño y a la vez escalofriante ver, escuchar, oler o sentir cosas que la razón te hace titubear en si fue o no fue aquel hecho del cual interviniste de testigo.

  2. Yo nunca se cuál es la realidad, si lo “paranormal” o lo “normal”. Y entonces entra el vértigo y, curioso, a veces, la “certeza” de haber vivido, olido, sentido,
    escuchado, visto… algo “paranormal”.

  3. Muy interesante y seguramente debatible hasta el cansacio.
    He leído a la Dra. Kübler y tal parece que es de esas personas con “capacidades”
    para ver personas en el momento o después de su muerte y lejos del hospital o lugar donde mueren y hasta habla con ellas.
    Yo sinceramente creo que alucina, aunque no me cierro totalmente a creer que puedan suceder cosas sin explicación racional o científica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s