Dibujo de mi Pentax K1000

Como muchos de ustedes saben, una de mis grandes pasiones, es el arte. Yo medediqué por años a la fotografía análoga, con mi fiel compañera, mi Pentax K1000, cargada con su rollo Tri X Pan 400 ASA. ¡Qué emocionante hasta el hecho de cargar el rollo en la cámara para que no se velase! Así, me   dediqué, a la Fotografía, tanto a su enseñanza como a su producción dentro de la plástica. Cuando decidí estudiarla y aplicarme en ella, como artista visual, jamás pensé que ese arte tan maravilloso como técnica y propuesta plástica, muriese antes que yo, pero como todos ya saben, la fotografía análoga ha muerto, por lo menos en su faceta conocida.  Hoy se habla mucho de ello, por motivos evidentemente económicos, donde la gran masa, ya no consume rollos fotográficos ni cámaras análogas. Es hoy muy raro, ver fotos en papel ¿o no? Ya casi no se ven aquellos armatostes gigantes que procesaban las fotos a color en una hora, sí, ¡En una hora! ¡A eso se le llamaba rapidez!

Si es que la Fotografía de laboratorio, sobrevive a las corrientes económicas, ya casi definidas por la quiebra de sus fabricantes, será como una manualidad o acaso, cosa de artistas locos, melancólicos y que disfrutamos de la creación alquímica en el cuarto oscuro; y si es que con el tiempo, sigan existiendo los químicos y el papel para su manufactura.

Luego, entonces, ¿Qué hay de aquellos tiempos en los que la introducción al laboratorio era el Fotograma? Todo era jugar a hacer una composición bajo la luz roja, con objetos de uso codiano: unas llaves, unos anteojos, la joyería que uno traía puesta, un lápiz, una pluma… ¡Uno se convetía en niño de nuevo, al ver  con sorpresa  la obra que se había logrado!

Paso dos, del Fotograma a la Camara Oscura, hecha con la famosa caja de avena o en su defecto, con la caja de zapatos pintadada de negro en su totalidad, y con su obturador de una sola abertura, hecho con la aguja más delgada ¡del costurero de mamá!; pero cuando el alumno era muy creativo, tenía su diversidad de lentes realizados con diferentes tamaños de agujas, para variar los tiempos y las calidades de la imagen a obtener, en aquellos pequeños pedazos de papel fotográfico…

Haciendo este recuento, pienso que la gente que posee, éstas magníficas creaciones, será dueño de obras de excelente técnica y creatividad, que seguro tendrán una vida mayor a nosotros, por lo menos 150 años; pienso también, que los poseedores de éstas obras, serán dueños, de parte de la historia de las artes, y que un día, estas obras, serán valoradas  —como aún hoy, no lo fueron, por su caracter multirreproducible— ya que la evolución de la imagen fotográfica no tuvo tiempo de seguir su curso por la abrupta ruptura entre ella y las nuevas tecnologías…

En sí, quien conoce los procesos fotográficos análogos y los aplica, aún hoy, debe considerarse un alquimista. No quito mérito a la Fotografía digital, es otra cosa muy distinta que también tiene su chiste, y además, sus raíces provienen de hecho, de la creatividad del Sr. Eastman y sus antecesores. Si revisamos un poco de historia nos daremos cuenta, que muchísimo de lo que hoy usamos en las computadoras más avanzadas nace en el final de los años de 1800 hasta mediados de los años 1900.

Con la desaparición de la Fotografía análoga, desaparce algo de mí. Sin embargo, el único remedio, como dicen por ahí, será: “adaptarse o morir”

La fotografía análoga, si se sigue practicando, será vista como una antigüedad del siglo pasado. Es probable que también sea revalorada como tal, como un antiguo arte, económica y artísticamente hablando, ya que la fotografía, como fuente histórica, propocionó, los medios para escribirla con sus imágenes, de una manera que se tomaba como veraz. Por otra parte, la muerte de la imagen análoga vs. la digital, habla, extenso, de la sociedad actual, de la manera de concebir la vida hoy, de la era donde la filosofía tecnológica, como yo la llamo,  aplica a todos los ámbitos: usar y tirar, rápido, rápido, que le mundo se va a acabar… Si tenemos mucha suerte, seguirá prevaleciendo, la Fotografia análoga, aunque sea como artesanía de poetas locos, y algún día, quizás, retomará su camino evolutivo, ya que, con menos de 200 años de historia, apenas la imágen fotográfica, comenzaba a proponer un camino en su propio desarrollo, —después de la obra de  Man Ray—  tanto en su forma técnica como en la conceptual.  Sin embargo, me gustaría ver las nuevas propuestas ontológicas y filosóficas a partir de la fotografía digital y las nuevas generaciones de fotógrafos y artistas visuales.

Y soñando mucho, como artista que soy, quizá sea el Arte quien la salve y gracias al Arte pueda sobrevivir su técnica mágica, y los fabricantes de la materia prima, también propongan métodos para su procesamiento, más ecológicos, en el mundo de la nueva era y la supervivencia de la fotografía análoga, si es que eso aún es posible…

Anuncios

2 comentarios en “El antiguo arte de la Fotografía análoga como Arte. ¿RIP?

  1. En algo tienes mucha razón, en el papel del arte para salvar. Si se dejan de producir los papeles, químicos y desaparecen los cuartos oscuros (de la vida de la fotografía) seguro allí estará el arte para salvarnos a todos y para proveernos de nuevas ideas, nuevos soportes y nuevos ánimos para crear cosas diferentes ¿no?

  2. Mi generación se encuentra justo al inicio del boom tecnológico y su reproducción masiva, sin embargo, mi infancia aún estuvo rodeada por juegos en el patio de mi abuela o en el parque, solo algunos muy privilegiados tenían acceso a alguna consola de video o a una videocasetera VHS. En mi adolescencia, tenía que esperar a que mi canción favorita pasara en la radio para poderla grabar en un casete, y qué puedo decir del walkman (bisabuelo del Ipod) la música ahora sí era personal. Y las fotografías, esa emoción por revelarlas y esperar días enteros para tenerlas nunca lo he vuelto a sentir, cabe mencionar que también pasé varias horas en un cuarto obscuro en el arte del revelado.

    Mucho tiempo viví con esa nostalgia, incluso critiqué mucha de la tecnología actual y la comparé con las cosas de “calidad” que había antes. Hoy mi sobrina de 16 años me ha enseñado que la realidad en la que ella vive, simplemente es distinta a la mía, y me ha enseñado a disfrutar, utilizar y admirar los avances tecnológicos.

    Uno de ellos ha sido la fotografía digital, es impresionante todo lo que puedes hacer con una cámara y después con los archivos en un Photoshop, que para mi es el nuevo cuarto obscuro, porque creo que al final el artista debe seguir teniendo esa misma sensibilidad que cuando experimentaba con los químicos, solo que hoy lo hace con un teclado y un mouse.

    Pero lo más maravilloso que para mi, ha dado la foto digital, es que ha acercado la fotografía a cualquier persona, cualquiera puede ser un buen fotógrafo, un buen artista y esto hace que el arte no sea excluyente y elitista como mucho años lo fue, donde solo pocos eran los privilegiados. También gracias a la fotografía digital podemos ir a lugares inimaginables, como el fondo del mar, el universo, volcanes, etc. y obtener imágenes con excelente calidad que hace más sencilla la investigación a los científicos.

    Creo que lo que nos toca a las generaciones menos tecnológicas, es sentirnos satisfechos de haber dado a las nuevas generaciones los cimientos de todo lo sorprendente que existe hoy.

    saludos 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s