Los acompañantes son seres que de una o de otra manera están a nuestro lado, en todas las circunstancias de la vida, a veces comparten experiencias con nosotros, a veces pasan tan sólo a nuestro lado sin ser vistos por nosotros, —como la gente por la calle, la que va a nuestro lado en el tráfico, los compañeros de trabajo o de clases que nunca notamos—  otras veces, son acompañantes que marcan nuestras vidas; estos acompañantes,  a veces se quedan con nosotros hasta la muerte de cada cual, como amigos de siempre o de mientras; como familia o como amantes… otros desaparecen para siempre y otros van y vienen de nuestras vidas como las olas del mar, según las circunstancias. La cosa es que nunca estamos solos nos demos cuenta o no, a veces hasta un bicho puede ser quien nos observe, una arañita, un mosco… y eso significa que alguien hay por ahí, cerca de nosotros. La misma soledad, puede interpretarse como un ente que se haya con uno: solo con mi soledad…

Y existen otros seres acompañantes que andan con uno, yo no había pensado en ellos nunca, o casi nunca, tal vez como ensueños o imaginaciones divagantes, pero ayer me lo explicó mi amiga, la Bruja Aida, cuando hablábamos de las pérdidas, de los duelos y cosas de esas, de las que no estamos acostumbrados a hablar… y que cuando llegan, nuestra desesperación es grande y no sabemos que hacer. La tristeza y el dolor son una forma natural de afrontar las pérdidas, siempre y cuando no excedan un rango de dos años más o menos según los expertos; pero lo que quiero decir, es que la muerte es un estado, así como la vida lo es también, y que esos acompañantes de los que hablo, siempre nos ayudan a las transiciones como sea que vengan, en conflictos entre vivos con vivos y entre vivos y muertos y porque no, entre muertos y muertos…

Según la Dra. Kübler Ross son acompañantes espirituales, Ella aseguraba (murió en el 2004) que desde antes de nacer y hasta la muerte de cada uno de nosotros,  hay seres de ciertas dimensiones que están siempre con nosotros, —y aunque en apariencia estamos siempre solos—, no es así. Yo no hablo de ángeles u otras formas religiosas, si no de seres espirituales que no vemos,  pero que según investigaciones fundamentadas por médicos y científicos esto es así. Y según la experiencia popular y la experiencia de los otros sentidos, esto es un algo verdadero.

No hablo tampoco de muertos, ni de fantasmas, tan sólo seres de dimensiones diferentes, y que nuestros cerebros no están hechos para detectarlos, por lo menos no a través de los ojos. En fin, siempre van a nuestro lado éstos Acompañantes.

Estas son cosas de las que antes sólo hablaba la metafísica, ahora cada día van siendo más reales, más comprobables, más verdaderas que la misma realidad…

Pienso que yo tengo mi Acompañante, y aunque a veces me cuesta mucho dar con lo que quiere decirme, nunca me deja caer hasta el fondo y me proporciona los fenómenos que debo ver para salir adelante; me lleva por caminos insospechados, —por ahora la tarea de escribir— (como catársis tal vez) o como creadora de universos que en mí habitan, y que yo desconocía en lo absoluto. ¿Qúe más puedo decir? Algunos conocen esto como voz interior, otros como conciencia, otros como el ángel guardián o el de la buena estrella, otros lo conocen como fe en algo o en alguien… lo que sea este Acompañante, ahí está para quien lo quiera ver y escuchar…

Anuncios

2 comentarios en “Los Acompañantes

  1. Me hace mucho bien leerte decir que tu acompañante no te deja caer hasta el fondííísimo, sino sólo acercarte.
    Yo opino que ese acompañante eres tú, la mejor parte de tí

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s