Algo más, Renacer, Ters Wolf, Artista Visual, Escritora y Hacedora de Neosurrealismos

Morir y renacer…


Hola mis queridos amigos de la web. Es cierto que hace dos meses poco más, poco menos, no los he visto, ni he posteado nada, ni nada de nada…

Sin duda los he extrañado mucho al igual que el hecho de hacer mis publicaciones semanales. Para serles sincera, el título del blog de hoy, reflejó mi sentir de esos días.

Para mí se ha aplicado el dicho de que el cuerpo reacciona a los eventos estresantes o a la manera en la que uno los vive. Estos dos meses han sido difíciles para mí, sobretodo físicamente. No les puedo decir exactamente que me pasó, pero fueron varias cosas que afectaron mi cuerpo y mi mente o a la inversa. Sinceramente, la enfermedad, más otras circunstancias que vinieron antes y de la mano de ésta, me imposibilitaron escribirles durante todo este tiempo. Mi estado de ánimo decayó, se descompusieron varios aparatos en la casa (entre ellos mi compu) se enfermaron mis perros, hoy Bruno y la Señora Yoko  ❤  😀

 

 

(no de gravedad por suerte, pero no lo esperábamos), y todo se vino en cascada, como dicen por ahí, «nos llovió sobre mojado»

Pienso que mi cuerpo y mi psique, en esos meses, comenzaron a asimilar los sucesos de los terremotos del año pasado e incluso la muerte de Manchitas, aunque he vivido mi duelo, creo que los acontecimientos revivieron sensaciones de pérdida en mí, más las nuevas pérdidas de tanto, en esos días y en los subsiguientes; así me lo expliqué yo, y así me lo han dicho el doctor y los amigos cercanos. Me sentí oscura durante este tiempo. Triste. No veía nada más que lo que me estaba sucediendo en esos momentos y me quedé paralizada en muchos sentidos y para muchas cosas…

Oscura por un tiempo
Oscura por un tiempo

Entre otras cuestiones, mi estado de ánimo me llevó a visitar mi antigua Colonia Roma, y vi que ella tampoco era la de antes; ahí encontré algunos de los edificios abandonados, que aún no han demolido, pero que están a la espera de. Andando por ahí, vi que levantaban los últimos escombros de un edificio pequeño por el que pasaba a diario al terminar mis ejercicios en el Parque México, y me dio una sensación de tristeza por no saber qué fue de quienes ahí vivieron, si se lograron salvar, quizá alguien, quizá nadie, quizá y por suerte no hubo nadie en ese fatal instante del derrumbe… no lo sé, pero a mis espaldas se encontraban dos vecinos, que con lágrimas en los ojos y un semblante incrédulo, se despedían de la casa. Entonces me di clara cuenta de que para mí también era el momento de despedirme de muchas cosas, sin mirar atrás. Yo tampoco era la de antes, y ninguna de las dos, ni la Roma ni yo, lo volveríamos a ser.

Sin embargo y después de todo, parece que voy viendo la luz al final del túnel por lo que estos dos meses, pienso ahora, han sido para sanarme. Sanarme el cuerpo y el alma. Dicen que las enfermedades nos vienen por el estado de la misma, y así lo he estado viviendo; y lo acepte o no, todo ello, me está haciendo renacer de nuevo. Estoy siendo una nueva yo.

 

-¡Tus pérdidas no han sido tan graves¡ -me dicen; aunque para mí lo fueron y algunas aún lo son. Algunas son irreversibles, porque me equivoqué, por que no supe qué hacer, porque reaccioné mal; porque simplemente no supe hacerlo mejor… porque así tenía que ser y porque así fue. Así, al fin, mi salud se va restableciendo conforme voy comprendiendo cosas y conforme sigo las tareas médicas, además qué, he de decirlo, todo va adquiriendo una cierta estabilidad. Siento que al fin estoy aceptando lo que hay que aceptar y que al fin puedo regresar a la vida, no como era antes, sino como la que hago hoy, a partir de ahora… y quizá suena como un cliché, pero así lo estoy viendo al día de hoy. Muchas cosas quedaron atrás; cambiaron drásticamente, desde ese septiembre; otras, incluso en mi cuerpo, jamás serán como antes, y me duele, pero comienzo a ver la vida que tengo ahora: con aceptación, ¿qué más se puede hacer? Al final del día de hoy, después de este período, la veo como un nuevo comienzo a partir de lo que tengo hoy, el hoy como prioridad, que al final es lo que siempre hemos tenido y con lo único que podemos contar: Hoy.

20180116_122910 (1)

Bueno, pues es lo que por ahora quería comentarles. Espero ya estar lista para empezar a vernos cada semana como siempre. Un abrazo.

Y gracias por seguir por aquí. 😀

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s