Arte, Inspiración, Julio Cortázar, inspiración, Musas, Ters Wolf, Artista Visual, Escritora y Hacedora de Neosurrealismos

La inspiración según Julio Cortázar y mi experiencia con el proceso creativo.


 

 

Hola amigos de la red, deseando que estén bien durante estos días extraños, les platico que he pensado mucho en la idea de la inspiración, pero no en el sentido teológico de la palabra, sino, en la forma en la que podemos vivirla o no, algunos creadores plásticos o escritores; pues ahora me he sumergido en la lectura de «Abismos de papel, Los Cuentos de Julio Cortázar», del autor Alberto Paredes, quien en las primeras páginas del libro, habla de esto.

Cortázar, ciertamente tenía una postura teórica para hacer su obra, por otro lado, nos dice el autor, hablaba de que el cuento por surgir, era una masa oscura de la que tenía que liberarse, entonces sentía la necesidad de llevarla al exterior escribiendo, y es así como lograba el cuento.

Esa masa oscura que se describe en el libro como un desplazamiento de consciencia; era al mismo tiempo una intuición, una percepción del acto creativo por otra forma de consciencia de Cortázar, que a su vez, no era su propia consciencia. Estos entes que lo guiaban en el proceso de escribir; eran y no eran parte del discernimiento del autor. Ese trance, era sumergirse en un état second. En particular, siento que es así, pues cuando estoy muy concentrada en el acto creativo; de alguna manera que no sé explicar, busco en mi interior abrirme a la experiencia del proceso, y es entonces que llega esa clase de separación de mi yo, y cuando entra, sin darme plena cuenta, esa inspiración; no sé decir si como la masa oscura de la que habla Paredes, en mención a Cortázar; pero, bajo mi vivencia, es ese algo llamado inspiración. Pienso, que es en ese estado, en donde se gestan las mejores obras de arte universales.

La inspiración, esa intuición, ese algo, a veces entendido como cosa de naturaleza divina, emocional o un conocimiento no proveniente de la razón, eso de lo que hablaban Picasso, Freud, Jung, Herman Hesse, Simone de Beauvoir o Kafka, por mencionar algunos. Se sabe que el poeta Friedich Shiller alguna vez le dijo a Goethe, que uno de los objetivos del escritor, debía ser el de transformar una idea en una intuición ¡imagínense!

En mi experiencia la obra creada por esta musa, es la que vive per se ante el espectador, la que le dice algo sin necesidad de explicaciones ajenas a la obra misma; la que se convierte, por decirlo de algún modo, en un ser completo e independiente del artista, un ser casi vivo ante quien lo mira, pues emana un ánima o un ánimus junguiano; creo que la llamada obra de arte, proviene de esa inspiración que nace de un estado muy profundo del verdadero artista.

Amigos, ¿cuál es la opinión de ustedes? ¿Han vivido algo así durante su proceso creativo? Cuéntenme.

Sin más, espero que se encuentren bien en todo sentido y que no se desanimen con este encierro obligatorio que tarde o temprano terminará. Cuiden su salud y la de los demás. Abrazo fuerte. Nos vemos la próxima.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s