Algo más, Alma

Sufragio de las ánimas del Purgatorio


Resulta que hace un año cuando me cambié de casa; al ir sacando mis libros, me encontré con un cuadernillo impreso en el año de 1909 con el título: PAX, REGLAMENTO DE LA COFRADÍA DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS Y DE SANTA GERTRUDIS LA MAGNA EN SUFRAGIO DE LAS ÁNIMAS DEL PURGATORIO… Sinceramente, no sé la causa de tener ese cuadernillo en mi poder, ni a quien perteneció antes de ser consciente de yo tenerlo. El cuaderno o librito es un reglamento con firmas oficiales, cláusulas, explicaciones y todo eso, sobre la Cofradía; artículos, advertencias, Gracias y privilegios, que además contiene datos sobre la devoción hacia las ánimas del Purgatorio, algo de historia, y la justificación para crear la Cofradía, además de una cédula de admisión a la misma, de una señora llamada; Angela De González, quien se hace miembro de la Cofradía, justo un 2 de noviembre pero de 1923.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El cuaderno tal vez fue de mis padres o abuelos, quizá, por la coincidencia de uno de los apellidos,  sabrá Dios  😀 la cosa es que me dio curiosidad su contenido, saliendo de ello algo muy interesante que ignoraba por completo; habla y da fe, del como se instituye el día 2 de noviembre en la liturgia mexicana y de forma oficial «la veneración y festividad a los difuntos» que hoy y de manera popular, es conocida como «Día de Muertos».

Mural Urbano sobre el Día de Muertos
Mural Urbano sobre el Día de Muertos

 

 

En el año de 1908, en la Ciudad de México, la Cofradía del Sagrado Corazón de Jesús, perteneciente a la Orden Benedictina, convocó a una votación sobre el culto hacia  las ánimas del purgatorio.

Estandarte de La Cofradía de ánimas de la Iglesia de San Juan de Dios
Estandarte de La Cofradía de ánimas de la Iglesia de San Juan de Dios

Así entonces, la Orden, pidió a Su Santidad, dar «superior autorización», para establecer en el Templo de San Juan de Dios, de la capital de México, pero afiliada a la Archicofradía de Santa María in Monterone de Roma; la devoción a las Sagradas Ánimas del Purgatorio. Lo que se establecería de manera oficial, sería pues, una Cofradía con el título de: «Cofradía de Ánimas del Sagrado Corazón de Jesús y de Santa Gertudis de la Magna» (por el culto hacia las ánimas, de la monja mística benedictina)

IMG_6724 (1)
Santa Gertrudis, Óleo. ©Teresa Echeverría.

Esta petición se firmó en la ciudad de México el 15 de Mayo de 1908, recibiendo respuesta a favor, el 12 de Junio de 1909 por Emetrio Valverde Téllez, Secretario del Arzobispado de la Ciudad de México.

 

El papel de las Ánimas del Purgatorio era el de interceder por nosotros los aún vivos por medio de rezos, mientras pagaban una pena temporal en esa especie de cárcel; de tal modo, ellas esperaban llegar más pronto al cielo; ya que la intercesión de ellas entre los mortales y Dios, eran muy bien vista por Él, y así, aceleraba su entrada al Reino Celestial. Además, los fieles devotos, también hacían una buena obra pidiendo a las almas de los muertitos su intercesión, lo que fue a su vez, una gran obra de caridad.

2014-10-11 15.20.37
© Ánimas del Purgatorio. Foto por Teresa Echeverría

Por otro lado, San Odilón Abad de Cluny, monje benedictino, (962-1049 aproximadamente) tuvo una gran devoción hacia las ánimas del purgatorio, siendo él quien establece por primera vez la «Conmemoración para los Fieles Difuntos» el día 2 de noviembre (se desconoce el año exacto pero se piensa que fue entre 998 y 1030) en su monasterio. Resulta que Odilón, rezaba por las pobres ánimas, cosa que molestaba a los demonios, ya que no les permitía atormentarlas por los pecados cometidos, -estas quejas sobre Odilón, salidas de boca de los propios luciferes- fueron escuchadas por un buen cristiano y ermitaño que decidió comentarlo a Odilón, razón por la cual, el santo varón, decide perpetuar, multiplicar y expandir el culto y las oraciones y así instituye la conmemoración en la Orden, que luego se expande a toda la Iglesia.

IMG_6734 (1)
©Ilustración. Santa Gertrudis aleja a los demonios por intercesión de las ánimas. Teresa Echeverría

 

Santa Gertrudis la Magna, nacida en 1256; también tuvo gran influencia en la decisión de la Cofradía mexicana, (que ya sabemos llevó su nombre) ya que fue muy devota de las ánimas, incluso decía que rezar por ellas, era como un vapor suave que llenaba de fuerza; o como una cuerda dada a quien se hallaba en los abismos, y que mientras más se le pidiera a las almas en pena, más pronto se lograría salir de la oscuridad; también mencionaba que orarles, sería como tomar una planta curativa que quitaría el dolor y que cerraría las llagas… Los biógrafos de Gertrudis, asentaron que al morir ella, vinieron a su encuentro todas aquellas ánimas por las que pidió, para acompañarla en su camino hacia el cielo.

Por otra parte, los Benedictinos, en sus correspondientes monasterios, tenían un libro de difuntos o necrológico, en el que se apuntaba el nombre de los  Hermanos que morían, escribiendo también en el libro, una breve historia de la vida del fallecido, para leerlo luego de manera pública, en su aniversario luctuoso y recordar a la congregación que debían rezar por el descanso eterno y paz espiritual del fallecido y tener presente su memoria.

015dcb062598c2504af722d24d378ac19a86f27bd9
© Necrológico. Imagen Teresa Echeverría

Así pues mis queridos amigos, es por ello que se establece de manera oficial la festividad de Día de Muertos el 2 de noviembre, desde aquellos lejanos días de Odilón Abad, para los pertenecientes a la Iglesia Católica, y como saben, de ahí para adelante se fue transformando y extendiendo la conmemoración que conocemos hoy día de maneras tan diversas y sincréticas, como ahora lo es en todo el mundo.

Sin más, los dejo esperando que puedan contarme como conmemoran a sus muertos, si es que lo hacen o si celebran Halloween o algo así. Por mi parte, les platico que a mí me gusta más el «Día de Muertos» con ofrenda y todo eso 😛

Alma, Arte, Espíritu creador, Longino, Musas, Plotinio

El alma y el artista


Alma, Ánima, Nous, Pneuma, Ánimus...
Alma, Ánima, Nous, Pneuma, Ánimus…

©

Alma, del griego ánemos- viento.

El alma es lo que «anima» de los latinos; que quiere decir «lo que tiene vida» (Hombre, animal, planta)

Es interesante saber cómo desde siglos atrás, se tenía nociones de algo llamado Alma. Plotinio, el griego, decía que los seres vivos, contenían un principio vital; lo que ahora conocemos como alma- aliento- ánimo- esencia- substancia, principio- consciencia-soplo y cosas así.

Plotinio propone tres aspectos que son: el alma, el alma relacionada con el cuerpo o un compuesto de ambos y trata de encontrar si estos aspectos, pueden achacarse al alma considerada en sí misma «alma pura»; trata de averiguar si el alma que habita un cuerpo viviente es asiento de las pasiones y si éstas, tiene su origen en la mezcla de cuerpo y alma. Se interesa por saber a quién se le deben atribuir las  sensaciones, ya que las pasiones; o son una  sensación, o son imposibles sin ellas. Quiere saber si el alma tiene las mismas sensaciones que el cuerpo, o si sus sensaciones, son diferentes y propias del alma. Y para él: Ser y Forma del alma son lo mismo.

Hay pocas culturas en la actualidad que hablan del alma o del espíritu; esa esencia que existe incluso en la comida, en los objetos, en las acciones ceremoniales y artísticas. Las culturas orientales como la japonesa, está muy inmersa en ello, fíjense por ejemplo en cómo cultivan sus flores; en como veneran las flores del cerezo, el ikebana, el bonsai; en cómo cultivan sus letras y la delicadeza de sus kanjis y su ceremonia del té; fíjense en cómo construyen sus casas con tanta armonía, minimalismo y naturaleza.

IMG_20170429_131834-EFFECTS
Flores

Se dice que cuando el artista verdadero realiza arte, está trabajando con el alma, con el espíritu; él, ellas, ello, son las musas. Ese ser que domina al cuerpo y la mente, que posee todo, que lleva al artista a un estado casi meditativo, silencioso, monstruoso y creador; un estado de pasión, corporal, gestual; ser y forma; forma y ser que se unen para crear hoy y siempre; aunque como sabemos el arte en la antigüedad, era cosa de normas y reglas muy específicas y el acto de crear sólo pertenecía a Dios; sin embargo, el alma estaba impresa en las obras artísticas, y el poeta, era el único que en realidad creaba, él no tenía nada que ver con las reglas de imitación de la pintura y la escultura, por ejemplo.

Longino, (en cuanto a las letras), afirmaba que para ser artista, se necesitaba que el aspirante experimente emociones profundas, que tuviera además pensamientos sublimes y también leer a los grandes Maestros, que ya habían sido encontrados por las musas.

Han adivinado que las palabras de Longino, pueden aplicarse en la actualidad, a cualquier arte, el arte verdadero, el que es universal y que ha pasado las barreras del tiempo.

IMG_20170601_103649

¿Ustedes que opinan al respecto?

Como siempre mis amig@s, me despido dejándoles besos de arte y literarios.