En el Laberinto, la librería de las utopías posibles


Hola friends,

 

Saben, en esta ocasión quiero compartir con ustedes mi experiencia lectora en una hermosa librería de viejo: El Laberinto de Donceles, la Librería de las utopías posibles; a la que he asistido desde mis tempranas juventudes y en la que adquirí varios de los libros que hoy forman parte de mi colección privada y valiosísima fuente de inspiración y trabajo. Ahí compré Thais, la cortesana de Alejandría, Sobre la Piedra Inmaculada, Pedrín y otros de Anatole France, también el fantástico libro de Los Demonios de Loudun, de Aldous Huxley y GOG, de Giovani Papini, entre otros. Y bueno, como les comentaba en el blog anterior, el día 31 de enero, hice la presentación de algunos de mis relatos, en ese mismo lugar. ¿Quién hubiera creído, que tantísimos años después me hallaría aquí compartiendo mis relatos?

La presentación fue una experiencia increíble para mí, primero por el trabajo que representó conjuntar texto, voz, efectos, música, ilustración y un breve cuadernillo; luego la participación de un amigo de la librería conocido como Don Aarón o Sr. Miyagi,  (¡y sí que se le parece mucho :O !) quien recitó algo de la hermosa poesía de Borges, Darío y Benedetti ente otros.

20180131_204242

Es bien padre cuando uno comienza a ver en la realidad tangible, las cosas que uno va logrando, después de pasar por un largo proceso de trabajo, preparación, y todo eso que los artistas, docentes, creadores, músicos, escritores, etc., -ustedes sabrán comprender- pasamos para concretar una idea.

Hace un largo tiempo, he estado trabajando para darle forma a RELATOS OSCUROS, y aunque todavía falta, al fin me han dejado saber para donde vamos ellos y yo. Es interesante descubrir de lo que uno es capaz cuando se apasiona por lo que hace y esto es lo más importante que descubrí (una vez más) y que quería compartir con ustedes: Pasión y trabajo duro, siempre traen buenos resultados.

Por aquí les dejo una parte pequeñita del cómo estuvo la cosa.

 

Ya por último reitero mi agradecimiento al Laberinto de Donceles, al público que se dio un tiempo para asistir al evento en un día miércoles, y en particular a Baruck Castañeda y a Don Fermín Ernesto López Casillas, por sus atenciones, por la oportunidad y por el reconocimiento impreso que me dieron.

Nos miramos muy pronto amigos internautas. Gracias por su visita a este blog.