Teresa Echeverría Artista Visual

Henri Cartier Bresson


Henri Cartier Bresson, es aún conocido como «el ojo del siglo» y por muchos como el padre del fotorreportaje. Nace en Francia el 22 de agosto de 1908 y muere el 3 de agosto del 2004.

Esta semana tuve la oportunidad de asistir al Museo de Bellas Artes, donde se exhibe una amplia muestra de fotografías y algunas pinturas y dibujos del autor. La obra está expuesta de manera cronológica, mostrando los inicios y las raíces artísticas y creativas de Bresson.

En su primera etapa como fotógrafo solía usar un cuaderno de notas y viajes, al cual añadía las fotos que iba tomando. Una de las secciones que más me gustó de la expo, es en la que se presentan imágenes con intenciones surrealistas. Al comienzo de los años 30, es cuando  Bresson se inicia en este período, usando tomas en picada y contrapicada, retrata también a sus modelos con los ojos cerrados, realiza fotos de maniquíes y parejas con las cabezas tapadas con trapos, cortinas, medias; hace tomas de vitrinas, reflejos, etc.  deforma las proporciones y a la figura humana, usa imágenes dobles y algunas otras técnicas fotográficas de las que gustaban hacer uso los surrealistas de su tiempo. En algunas de estas obras incluye también elementos de orden conceptual.

No sé si ustedes coincidirán conmigo o no, pero algunas de sus imágenes me remitieron a las de Joseph Koudelka. Pueden buscar obra de ambos en la red.

El fotógrafo pasa por muchas etapas, entre las que se encuentran su período de militancia, de imágenes políticas y sociales, de consumismo, de la vida cotidiana, de holgazanería y de deportes, entre otras.

Algo que me parece interesante del trabajo de  Bresson, y dicho con sus palabras; es la idea de buscar o de realizar las tomas a través de un «azar objetivo» del «hallazgo visual» y de «la intuición» al hacer sus fotos. Elementos y -o conceptos que a mi parecer, no se han explotado mucho dentro del campo del arte y de los artistas que usan a la imagen fotográfica como medio de expresión plástica; acaso un poco en la fotografía contemporánea de algunos autores y obviamente en los artistas surrealistas del siglo pasado.

Henri Cartier Bresson se comprendía a sí mismo como un ser visual, que entendía a los objetos y a las situaciones a través de los ojos; a través de la observación.

Bresson realiza retratos por encargo, en las que pude ver personajes como Trumman Capote, Giacometti, Matisse y Sartre entre otros. Aunque él pensaba que hacer un retrato correspondía a ponerle al sujeto un signo de interrogación. En cierta forma, comparto su opinión, por la dificultad de atribuirle la personalidad de un modelo, a una foto; sin embargo, creo que hacer un retrato es quitarle ese signo de interrogación al personaje, sea conocido o un alguien común; es hablar de los gustos, de la personalidad, de la profesión, si la tiene, de la importancia de un ser humano entre tantos otros; y de todo aquello que pueda decir algo de la persona en cuestión. Incluso creo que en un retrato se puede hablar de la fortaleza y belleza interior del personaje.

Es interesante también saber, que Bresson estuvo siempre interesado en el arte de pintar y dibujar, ejercicios que hace tanto al principio como al final de su vida; sobre todo el dibujo que retoma a partir del año de 1972 y así, cuando se aleja de la fotografía como medio de vida, se dedica a dibujar. Tras estas experiencias, él describe a la fotografía más bien como a una acción inmediata del fotógrafo y de su cámara en comparación con el dibujo al que describe como una meditación, de hecho, muchas de sus sus imágenes de este momento, que ya nada tienen que ver con encargos periodísticos, si no más bien con el placer personal de hacer fotografía; son del orden contemplativo. Será porque se hizo adepto al budismo zen; tal vez…

Por acá me encontré un videito que les comparto por si les interesa saber más de Bresson, o simplemente pasar un rato de entretenimiento; de una peli autobiográfica, del 2003, dirigida por Heinz Bütler, llamada «Henri Cartier Bresson Biographie eines Blicks», en el que actúa el propio Bresson.

y otro más en el que pueden ver en 3 minutitos y un cahito más, parte de la obra de Henri Cartier Bresson.

Arte y Fotografía, WorldPressPhoto

Exposiciones en Franz Mayer


Desde hace muchos años, cada año, voy a visitar Worldpress Photo, el evento más importante del mundo, en cuanto a fotografía de prensa se refiere. Sin embargo, desde hace algunas muestras, en mi opinión, ha ido en declive. Si ustedes conocen a fotógrafos de la talla de Josef Koudelka, podrán entenderme. Este fotógrafo que por muchos años fotografió movimientos sociales, la vida de los gitanos, el teatro; en fin de todo lo que implica el Fotoperiodismo, lo hizo muchas veces de una manera tan hermosa, que trascienden a la simple imagen fotográfica que «narra la verdad del acontecimiento» incluso sobrepasa al texto que por lo general acompaña o ilustra al periodismo, Koudelka, creó verdadera poesía con sus fotos; creó arte.

Mi punto es el siguiente:

En las últimas exposiciones de World Press Photo, veo muchas fotografías que puedo encontrar en cualquier periódico amarillista de tres pesos. Sí, de hecho, veo también, algunas otras de la talla y de la categoría de Koudelka o de aquél fotógrafo francés Yann Arthus-Bertrand, que publicó «La Tierra Vista Desde El Cielo», en el que su magistral obra, también nos habla de la destrucción que hemos ocasionado los seres humanos al planeta, de la explotación del hombre sobre el hombre y los animales, de la sequía, de la pobreza, del calentamiento global, etc., y sin embargo, él crea arte de la desolación y la tragedia, no hay violencia explícita amarillista.
¿En dónde pues queda la estética y el profesionalismo técnico visual y artístico; que sobre pasa a esa clase de fotógrafos de prensa barata? He ahí mi descontento, si quieren llamarle así. Y no hablo de lo impactante de la imagen, por supuesto que impacta ver pedazos de muertos por una bomba, o ver ahorcados con la lengua de fuera o descabezados podridos e inflados hallados en un terreno baldío… ¡¡¡y eso qué¡¡¡, no me canso de repetirlo, ¡¡¡eso lo veo en los periódicos de tres pesos del kiosko!!! Entonces qué hay de interesante o diferente en Photo Press…

En fin, juzguen por ustedes mismos y vayan a visitar la expo al Franz Mayer, y díganme si piensan lo mismo que yo o no, ver ensangrentados aunque con «técnica fotográfica» es lo mismo que se encuentran en un periódico barato y entonces ¿vale la pena pagar la entrada a un museo para ver lo que en el puesto no rebasa los cinco pesos?. Si quieren y gustan, chequen a los fotógrafos de los que les hablo y a otros más de concursos anteriores, que de verdad eran y, o son «PROFESIONALES DE LA IMAGEN». Yo sé que así era Photo Press hace algunos ayeres, porque me consta, tengo aún Fotografías en la mente y en mi alma de artista; que por su CONCEPTO, su horror y su belleza estética me sobrepasaron; a mi parecer tenían esa calidad, de la que hoy carecen muchas de las ganadoras; ese ojo artístico y estético; no sólo de los participantes, sino también de los jueces para de verdad seleccionar lo que hacía la diferencia entre los verdaderos FOTÓGRAFOS, y los que puedo ver en cualquier periódico amarillista barato de cualquier lugar del mundo, y no es por tirarles mala onda a los fotógrafos «amarillistas», sé que hacen su mejor trabajo y es lo que sus periódicos venden, pero quiero pensar que WORLDPRESSPHOTO, es de otra índole, como ellos mismos lo plantean.
Aquí abajito les comparto el Link oficial de World Press Photo, por si gustan visitarlo, aunque no hay como ver las fotos en vivo, que aunque son reproducciones digitales, no dejan de darnos un panorama general de lo que nos invitan a observar.

http://www.worldpressphoto.org/awards/2014″>http://www.worldpressphoto.org/awards/2014

World Press Photo 14 en el Franz Mayer
World Press Photo 14 en el Franz Mayer
WorldPressPhoto en el Franz Mayer
WorldPressPhoto en el Franz Mayer