Cine

Ficción; cerebros y ojos en el cine de los años 60


Hola a todos mis queridos Iluminatis e Iluminados

-¡Déjenme morir, déjenme morir…! Son las palabras con la que comienza esta cinta; de un cerebro encerrado en una cabeza sin cuerpo, que ya no quiere vivir así. La película es, El cerebro que no podía morir.- USA, 1962, dirigida por Joseph Green. La historia comienza con dos cirujanos que están operando: uno es el padre, y el otro, su hijo llamado Bill, quien es brillante, pero soberbio; él, está comprometido para casarse  con Jan, su colega. Bill quiere triunfar, conocer, experimentar a cualquier precio. (Imaginemos por un momento, estas discusiones que seguramente se dieron mil veces antes de que la medicina llegara al punto de hoy). Discusiones como las de Bill y su padre saliendo del quirófano:

Bill: -Si pudiéramos encontrar solamente la llave…

-La llave de qué – dice su padre

Bill: -De un transplante completo…

-¡No se puede hacer! –responde molesto el padre

Bill: -¡Sí se puede!

¿Interesante no? La Ciencia es así, ¿cuántas cosas insospechadas habrán sucedido y continúan pasando sin darnos cuenta? y sin embargo, vivimos los beneficios de los avances en la medicina, en la tecnología, y en algunos casos, las consecuencias de los mismos, en ejemplos como los arsenales atómicos y todo eso…

Bueno regresemos al tema:

Bill y Jan desean ir a pasar el fin de semana juntos mientras el padre de Bill se va a una conferencia a Denver; pero por una llamada telefónica, Bill debe ir a la casa de campo en la que hace sus experimentos y le dice a Jan que vayan para allá. Dirigiéndose hacia el lugar, tienen un accidente en el auto, en el que Jan queda herida, y sin duda, a expensas de su futuro esposo, quien en este afán «científico» la utiliza para llevar a cabo sus macabros experimentos.

El tema de hoy son tres películas de Ciencia Ficción, tres clásicos del cine de los años 60. Recuerdo que de muy chica, mi papá solía ver esas pelis y quizá también las ponía para entretenernos; el secreto se ha ido con él a la tumba… en fin, que sea como fuere, me he encontrado en la web una lista de films demasiado interesantes, y de los cuales surgen -como saben- muchas series y cine de la actualidad. Es cierto, que en la vida real -que vence por mucho a la ficción- los hombres hemos querido jugar a ser Dios o quizás el diablo… Y sin embargo pienso que gracias a ello o no, hemos llegado al siglo XXI, con grandes avances en todo sentido; siendo dioses o demonios; y haciendo cosas incluso ilegales, amorales que van desde el robo de cadáveres para la investigación de la anatomía, hasta experimentos con animales, seres humanos y todo eso; estamos donde estamos, para bien y para mal… pero eso es otro tema ¿no?

IMG_20170629_122946

OK, continuamos con:

El cerebro viviente.- Una interesante cinta inglesa de 1962, dirigida por Freddie Francis, en la que tres científicos, buscan saber los secretos que guardan los cerebros. Empiezan con los de los monitos  😦  y luego, durante un supuesto accidente de aviación, son llamados para tratar de ayudar a los sobrevivientes. Max Holt, es el único que no ha muerto y  es llevado al laboratorio de los científicos para salvarle la vida; Peter, uno de los doctores, al darlo por muerto, insiste a su colega el cirujano, quitarle el cerebro para experimentar con él. Ahí comienza la trama.

Sabemos que mucho tiene que ver la ficción con la ciencia médica moderna y los descubrimientos respecto a ese órgano y otros avances como los escaners que ya detectan las zonas cerebrales en las que se producen el habla, sensaciones, percepciones, etc., todo ello, también va de la mano con las ficciones desde siempre.

-¡La Ciencia tiene que avanzar, y después se lo contarás al mundo! -son las palabras de Peter, el protagonista, cuando insiste al cirujano en que le quite el cerebro al recién fallecido para hacer los experimentos.

El hombre con rayos x en los ojos.- USA, 1963, dirigida por Roger Corman. Dos científicos Diana Fairfax y Jim Xavier hacen experimentos con monitos 😦  sobre la visión y los colores que ellos pueden ver y usa una sustancia con la que puede modificar los colores y la percepción de sus ojos. Estando en ello, el monito muere, porque no es capaz de adaptarse a lo que sus ojos ahora detectan; modificaciones, colores e imágenes para las cuales él no estaba preparado. Siendo así, el Dr. James, comienza a usar en su persona esa sustancia y logra una visión de Rayos X, con ayuda del Dr. Samuel Brand, su amigo, a quien convence para hacer estos experimentos sobre sus ojos. Acto seguido, los poderes de su visión empiezan a sobrepasar lo esperado y la situación se vuelve insostenible, cuando se convierte en un fugitivo de la justicia debido a un crimen inesperado.

 

Pues no se a ustedes, pero a mí siempre me han gustado mucho, desde aquellos entonces en mi infancia, este tipo de películas, hoy día creo que las disfruto más.

Bueno mis querid@s, los dejo con el comentario de que las tres cintas y otras muchas más del género, las pueden bajar gratis de youtube. Besos literarios y de arte.

😀 ❤