Autores y Literatura

El país de las 36,000 voluntades, por Andre Maurois


Hola mis querid@s Iluminatis del mundo,

Hace no mucho les comenté que estaba queriendo leer una compilación de novelas y cuentos de André Maurois, aún no la he terminado, ¡está muy gordo el Tomo! 😀  pero he leído uno de sus cuentos con el título que encabeza este blog, y no pude esperar a compartir la historia con ustedes puesto que me sorprendió y me gustó muchísismo. Es un cuento que habla sobre Michelle, una niña que visita el país de las 36,000 voluntades con sus amigos. Ahí entra digamos que a la antesala que es un desierto al que llega, a través de ¿sus sueños? en el que conoce al Sr. Faraón quien le dice que busque una parada donde hay siete camellos gordos y siete camellos flacos que la llevarán a donde desea ir; luego conoce al Sr. Honteuzekonfu, Sr. Del Cuervo, quien es el encargado de permitir el paso al recinto mágico. Las aventuras comienzan cuando Michelle quiere entrar y no puede por no ser un hada y además, ella tiene que pasar un examen, para saberse además, si puede ser aspirante a entrar al lugar; o sea, si puede llevar la insignia de hada; y todo ello pasa por el Sr. Del Cuervo. Después de varias travesías, conoce a la Reina de las Hadas, quien era loca y encantadora y además, tenía una regla muy sabia:

 

Sólo una regla aquí debe regir:

autorizar cualquier tontería,

pues son únicos cuerdos en vivir 

los locos, y descortés es la descortesía.

 

¿Qué les parece esta regla? Encantadora para cualquiera que siga siendo niñ@, no creen?

Así, va viviendo sus aventuras hasta que…

Pues si les gustó, ¡busquen ahora el cuentito XD !

Hasta hoy y en donde voy del librote, el escritor me ha gustado mucho, y esta obra será una de mis preferidas.

Les dejo besos de Arte y Literarios. ¡MUACK!

 

 

Algo más, Biografías, Ters Wolf, Artista Visual, Escritora y Hacedora de Neosurrealismos

El baúl del tiempo. Una biografía de mi padre.


No sé porqué hay momentos en los que las líneas del tiempo se cruzan: pasado con presente, presente con presente, presente con futuro y pasado con futuro. Me puedo imaginar que a todos nos sucede; nos demos cuenta o no. Resulta ser que por azares del destino y sin que yo lo buscara, el pasado me encuentra y el futuro irá de la mano de éste, como lo está siendo en mi presente. Hace unos días, llegó a mis manos, un diario; un muy pequeño manuscrito de mi señor padre. En breves palabras, él plasma ahí parte de su vida; su primera infancia.

Como hija de mi padre conozco detalles de su vida, los hechos que nos llevaron a mis hermanas y a mí, al momento presente, y lo que la nueva generación, tiene como empresa a futuro. Los tiempos se unen en uno, y nuestro camino ha sido marcado un poco por las artes, otro por lo intelectual, y otro por el corazón. En fin, en ese diario, que apenas sobrevive al tiempo, y que se forma de unas hojas sueltas, descosidas, rotas y manchadas por los años, que además no sé ni cómo existe aún, pero que llegó a mi vida; veo a mi padre, quien bromea, llora, sufre, se ríe de sí mismo y de sus desgracias personales. Lo inicia en 1967 y nunca lo concluyó. No creo que él haya imaginado que alguna vez, sus breves pensamientos llegarían a nuestras manos.

01267b81521a407d24c5eba695d74d82ff10ca25fa
Mi Padre

Hace unos años, yo comencé un libro autobiográfico; ahora, con este nuevo descubrimiento, creo que retomaré la biografía, en la que incluiré dichos hallazgos, o los comentaré de alguna manera, quizá la manera en la que me siento hoy al escuchar con sus letras, de nuevo su voz y sus tristezas; su pensar. Uno sin duda, siempre está ligado a su pasado y a sus raíces, a los recuerdos de la infancia y a la primera fuente de vida que dan los padres; luego, viene la vida con los hermanos, si es que los hay, y, en la que cada uno tiene una versión distinta de los acontecimientos. La sangre llama a la sangre, dicen por ahí.

019a0752ac866f196d8dbdeb7e119868c37ec50d95
Vista breve del diario de mi padre

Ahora que he visto esas páginas, me han dado ganas de visitar los lugares en los que crecí. El otro día lo hice, todo es tan diferente a mis recuerdos, incluso, hay casas en las que viví, que ya ni siquiera existen. Sin embargo, tendré que continuar con la búsqueda, con las visitas a lugares de mi infancia y preguntas aquí y allá; porque es algo que no puedo evitar, gracias a eso que escribió mi padre; y sobre todo a casi ya treinta años de su muerte. Ese diario lo trajo de vuelta, ese diario me trajo de nuevo su nombre, su olor, su voz; sus ideas; la forma en la que tomaba mi manita de infanta para ir a la escuela; la manera en la que nos regañaba cuando lo exasperábamos, y a su vez, en la que nos protegía de las fuerzas naturales como las de un terremoto; echándosenos encima para que nos nos pasara nada.

Tras las breves palabras que deja mi padre escritas en esas tristes hojas de un cuaderno ya derruido por el tiempo, podría escribir su biografía; tal vez lo haga; o tal vez continúe con la mía, para añadir los rasgos de personalidad que dejó plasmados en esas páginas.

IMG_20150920_115255
Recuerdos

Lo que es un hecho, es que él me enseñó y heredó el gusto por leer y escribir, me dejó el gusto y el placer de crecer y compartir de esta manera, a ustedes, a quienes conozco y a quienes no conozco, gracias a la tecnología moderna. Lo que es un hecho, es que agradezco la oportunidad de que estas letras sean leídas, o tal vez sólo hojeadas, no importa; lo interesante podría ser que de alguna manera, las letras nos hacen trascender a vivos y a muertos.

Seguimos existiendo gracias a ellas.

Gracias infinitas a todos los que pasan por aquí.