Amar, enamorar, sentir cariño, aprecio, estimación. Cada una de estas palabras, encierran algo en cierto grado que conocemos con el nombre de amor. Un amor que va de mayor a menor intensidad. La pasión, es la máxima expresión del enamoramiento, que en sí mismo no es amor; pero que a la larga, si se supera esa fase, se convierte en amor. Amor, es la aceptación del otro; sea como sea. El amor con límites, con respeto. El amor adulto. El que no necesita, el que da y busca la felicidad del otro, porque es también la suya propia. El amor no espera, sólo es. Al amor le da igual el tiempo, las arrugas, incluso la muerte, porque va más allá de ella; la trasciende.

IMG_20160304_131327
“Te amo y sé feliz”

 

El amor permite ausencias; se sostiene en la salud y en la enfermedad. El amor, protege, procura, piensa en el otro, busca la felicidad y el bienestar del otro; siempre y sin duda.

El enamoramiento, regala sensaciones que se magnifican con la cercanía de los enamorados, sin embargo es egoísta, el enamorado piensa en sí mismo primero, y luego en el otro. Se complace en hacerse feliz a sí mismo. Es celoso en demasía, no permite la libertad del otro. El enamoramiento puede lastimar, puesto que es egoísta. En Japón, es visto como una enfermedad. El amor no es ciego; el enamoramiento sí; se desborda y no mide las consecuencias de su pasión. El amor es para todos. El que ama, no ve diferencia entre los seres; los ama a todos. Quizá por ello digan que el amor pertenece a Dios. Quizá por ello, el enamoramiento es lo que apenas vislumbramos como el amor, y lo confundimos con el amor entre parejas. Pienso que el amor de algunas  madres es lo más cercano a ese amor del llamado Dios; porque ese amor piensa en el bien sincero del otro y se da en todas las especies ese amor maternal; pensemos en cómo, por ejemplo, una leona defiende y cuida a sus crías. El amor acepta al otro con sus defectos y virtudes, perdona, concede, permite.

El amor humano, como sea, es.

De la serie: Un beso tuyo

 

Amor no significa siempre besos, abrazos o palabras tiernas y dulces; a veces significa alejar, regañar, decir palabras que en un momento pueden ser duras o desagradables; pero esa actitud, siempre busca el bienestar del ofendido.

016cbf122c8e82625c2950fdf56157033696c5c7e1

01dbd7331ae73e4ad4b4425570c60fcf6bf5f7b949

Así entonces, enamorados, amantes, amistades, amores. Amar, enamorarse, querer… disfrutemos y aprendamos de nuestras experiencias, buscando siempre pensar en los demás, sabiendo qué, sea la forma en la que sintamos, siempre es mejor dar, compartir y hacer sentir bien a los que nos rodean; incluso abriendo el corazón a todos los seres de la naturaleza, sean animales, plantas, el sol, la tierra, el mar; lo que sea. Seguro eso nos dará un mundo mejor.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s